corporativo institucional


UBICACIÓN
CDMX

Fecha
2020

Social Working Club

El proyecto se encuentra dentro del edificio P156 con 5,600 m2 de construcción distribuidos en 10 niveles con 350 m2 de área rentable por nivel. Este edificio de aspecto contemporáneo resuelve su planta de manera triangular como respuesta a la particular forma y ubicación del terreno localizado frente al Bulevar Adolfo López Mateos lo que obliga además a retroceder 10m el trazado de su fachada sobre esta avenida. La integración con el contexto urbano en el que se encuentra el proyecto es tomada como concepto principal para su diseño y acompaña al entorno en un claro diálogo arquitectónico.
El diseño en planta logra optimizar las circulaciones verticales del edificio con un núcleo central de servicios. De esta manera se optimiza el aprovechamiento del perímetro como área libre rentable y flexible para poder albergar diferentes configuraciones espaciales de oficina, aprovechando las vistas en los nueve niveles que cuentan con terrazas en una de las fachadas dando un valor agregado a las oficinas con área exterior privada.

El diseño de Social Working Club nace de la oportunidad de ofrecer al mercado una opción diferente, un edificio de proporciones más reducido que permite oficinas de menor metraje con la posibilidad de crecimiento dentro del mismo espacio. El eje principal del proyecto es el servicio, más allá de la renta de espacios de trabajo. Se busca generar experiencias similares a un hotel boutique donde la atención al cliente es prioridad y el diseño de los ambientes es acogedor y cálido, proponiendo una idea que sale de lo convencional de un espacio corporativo de oficinas.
La planta baja cuenta con controles de acceso, la recepción y un members lounge, este último permite a los usuarios tener un espacio común de convivencia con cafetería y estaciones de trabajo versátiles y modernas. La madera, en contraste con los pisos de granito y el uso del aluminio logran generar un espacio contemporáneo y atemporal que juega además con elementos en cristal y una paleta de color que invita al usuario a permanecer en el lugar
El primer nivel aloja las diferentes salas de reunión equipadas para grupos de 5 a 14 personas, todas las salas cuentan con paneles acústicos que favorecen la privacidad dentro del espacio. La materialidad de estas salas se compone principalmente de madera, aluminio y cristal acompañado de textiles que enriquecen la sensación de intimidad junto con una palera cromática en grises con detalles en azules y verdes oscuros.
La iluminación es otro componente importante dentro del proyecto. Se enfatizó la luz natural a las áreas de trabajo perimetrales, mientras que las salas de reunión y los espacios comunes quedaron bajo luz cálida que crea confort en los recintos.

La propuesta de diseño está acompañada con la intervención gráfica y artística, desde los letreros en neón en el núcleo de elevadores hasta las piezas de arte ubicadas en los diversos espacios colaborativos que propician una atmosfera más personal y hospitalaria que la de un espacio corporativo.
Las suites privadas son espacios de trabajo que permiten equipos de 4 a 50 personas totalmente equipados, esta flexibilidad en el número de usuarios favorece que las empresas tengan la oportunidad de crecer dentro de las instalaciones. De manera complementaria el proyecto ofrece diversos espacios colaborativos, salas de espera, salas de capacitación, salón de eventos, cafetería, cocina y roof top con el objetivo de entregar espacios de dispersión y zonas de encuentro fomentando la movilidad e interacción entre los usuarios y generar múltiples espacios complementarios para facilitar la comunicación todo bajo la búsqueda de espacios de trabajos cómodos y únicos.